miércoles, 31 de octubre de 2007

HALLOWEN: PARA CONOCER NUESTRA CULTURA CRISTIANA

En un articulo dado a conocer por Antonia Goytiño-y que transcribimos a continuación-, se hace alusión desde una visión evangelizadora cristiana de la jornada de Hallowen
Les saludo esperando que la alegría y la paz de nuestro amado Señor esté con todos Ustedes.
En vista de que se acerca de nuevo la “fiesta del Halloween”, como todos ustedes saben es una fiesta pagana que, lejos de contribuir, destruye nuestra cultura cristiana, creando, sobre todo en los niños, ideas extrañas y contrarias a lo que nosotros hemos recibido de Jesucristo, nuestro Señor.
Por ello, les estoy enviando a continuación el folleto que ya desde hace años preparé explicando el origen, lo nocivo y las posibilidades para sustituir en los niños esta fiesta.
Espero que esto pueda ser de utilidad para todos ustedes y que la cultura cristiana pueda crecer en medio de nosotros.
Recibe un abrazo y mi bendición.
Como María, todo por Jesús y para Jesús. P. Ernesto María Caro

Halloween y el Cristianismo
Es impresionante el poder de la publicidad en nuestro medio la cual nos lleva a comprar, a pensar y a vivir de una manera en la que ni siquiera hemos reflexionado. Cuando nos damos cuenta estamos atrapados por el consumismo el cual no respeta edad, nacionalidad o creencia religiosa. Se vale de cualquier elemento para atraer nuestra atención con el fin de vender. El problema es que muchas veces, los que salimos más perjudicados con esto somos los cristianos.
Entre los ejemplos que podríamos mencionar están la Navidad y la fiesta de Todos los Santos. En la primera nos damos cuenta, con bastante tristeza, que el día de Navidad, estamos llenos de regalos, sin un centavo en la bolsa y lo peor, es que nuestra actividad "compradora" ha dejado de lado la preparación espiritual para la fiesta del "nacimiento de Cristo". Se ha cambiado su figura por un Santa Claus y la cena de Navidad consiste en el intercambio de regalos y una exquisita cena (si ésta es posible dado que ya se gastó uno todo el aguinaldo y las tarjetas de crédito están hasta el tope). De manera que nuestra fiesta cristiana, poco a poco se ha ido transformando en una fiesta comercial, en la que muchas veces el único ausente es precisamente el festejado: Cristo.
Caso semejante sucede con la celebración de "Todos los Santos" en donde vemos que al aproximarse el 31 de Octubre las tiendas se ven llenas de: mascaras, trajes de monstruos, atuendos de brujas, calabazas con expresiones terroríficas, etc., en fin, de artículos que poco tendrían que ver con nuestra fe y con la fiesta que se celebrará.
Dado que nos acercamos a esta fecha, quisiera compartir contigo algunos elementos de reflexión que nos lleven a valorar nuestra fe y a no dejarnos influenciar por el mercantilismo que puede incluso cambiar o destruir nuestra fe y nuestras costumbres. a. Origen Pagano Por un lado encontramos que el origen pagano de la celebración podríamos atribuirlo a la celebración Celta, llamada "Samhain" y que tenía como objetivo dar culto a los muertos.
Sobre la religión de los Druidas, no sabemos mucho pues no escribieron sobre ella, todo se pasaba de generación en generación. Sabemos, que las festividades del Samhain se celebraban muy posiblemente entre el 5 y el 7 de Noviembre (a la mitad del equinoccio de verano y el solsticio de invierno) con una serie de festividades que duraban una semana, finalizando con la fiesta de "los muertos" y con ello se iniciaba el año nuevo Celta.
b. Origen Cristiano el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de "Todos los Santos" se celebrara universalmente. Como fiesta mayor, ésta también tuvo su celebración vespertina en la "vigilia" para preparar la fiesta (31 de Octubre). Esta vigilia vespertina del día anterior a la fiesta de Todos los Santos, dentro de la cultura Inglesa se tradujo al inglés como: "All Hallow's Even" (Vigilia de Todos los Santos). Con el paso del tiempo su pronunciación fue cambiando primero a "All Hallowed Eve", posteriormente cambio a "All Hallow Een" para terminar en la palabra que hoy conocemos "Halloween".
Por otro lado ya desde el año 998, San Odilo, abad del monasterio de Cluny, en el sur de Francia, había añadido la celebración del 2 de Noviembre, como una fiesta para orar por las almas de los fieles que habían fallecido, por lo que fue llamada fiesta de los "Fieles Difuntos" la cual se difundió en Francia y luego en toda Europa.
HALLOWEEN EN NUESTROS DIAS Si analizamos la actual celebración del Halloween veremos que poco tiene que ver con sus orígenes. De ellos solo ha quedado el hecho de la celebración de los muertos pero dándole un carácter TOTALMENTE distinto al que tuvo en sus orígenes y agregándole poco a poco una serie de elementos que han distorsionado totalmente la fiesta sea "de los muertos (difuntos)" como de "todos los santos".
Entre los elementos que se le han agregado, tenemos por ejemplo, la tradición de "disfrazarse" la cual muy posiblemente nació en Francia entre los siglos XIV y XV durante la celebración de la Fiesta de "Todos los Santos". Durante esta época Europa fue flagelada por la plaga bubónica o "peste bubónica" (también conocida como "la muerte negra") en la cual murió alrededor de la mitad de la población. Esto creó en los Católicos un gran temor a la muerte y una gran preocupación por ésta. Se multiplicaron las "misas" en la fiesta de los "Fieles Difuntos" (2 de Noviembre) y nacieron muchas representaciones artísticas que le recordaban a la gente su propia mortalidad. Podemos entonces darnos cuenta que la actual fiesta del "Halloween" es producto de la mezcla de muchas tradiciones que los inmigrantes trajeron a los Estados Unidos desde los inicios del 1800, tradiciones que ya han quedado olvidadas en Europa pues solo tienen sentido en la integración que la cultura americana le ha dado en esta celebración.
NUEVOS ELEMENTOS DEL HALLOWEEN Muy posiblemente, producto de su identificación con la fiesta de los Druidas, en la cual se "invocaba" a los muertos y los mismos sacerdotes servían de médium, esta celebración del 31 de Octubre, se ha ido identificando con diversos grupos "neo paganos" y peor aun con celebraciones satánicas y ocultistas.
El festival a "Samhain" llamado hoy en día el "festival de la muerte" es hoy reconocido por todos los satanistas, ocultistas y adoradores del diablo como víspera del año nuevo para la brujería. Anton LaVey, autor de la "La Biblia Satánica" y sumo sacerdote de la Iglesia de Satanás, dice que hay tres días importantes para los satanistas: (1). Su cumpleaños; (2). El 30 de Abril y (3). Y el mas importante el Halloween. LaVey dice que es en esta noche que los poderes satánicos, ocultos y de brujería están en su nivel de potencia más alto. Y que cualquier brujo u oculista que ha tenido dificultad con un hechizo o maldición normalmente puede tener éxito el 31 de Octubre, porque Satanás y sus poderes están en su punto más fuerte esta noche.
Por otro lado el 31 de Octubre, de acuerdo a la enciclopedia "World Book" Halloween, es la víspera del año nuevo para la brujería y dice que es el principio de todo lo que es "frío, oscuro y muerto".
PARA NUESTRA REFLEXION Ante todos estos elementos que componen hoy la fiesta del "Halloween" nos preguntamos: ¿Qué experiencia (moral o religiosa) queda en el niño que para "divertirse" ha usado disfraces de diablos, brujas, muertos, monstruos, vampiros y demás personajes relacionados principalmente con el mal y el ocultismo, sobre todo cuando la televisión y el cine identifican estos disfraces con personajes contrarios a la sana moral y ni que decir de la fe y los valores del evangelio (paz , justicia, amor, lealtad, bondad, etc.)?
¿No sería esto aceptar que una vez al año se puede hacer lo prohibido?
Con los disfraces y la identificación que tienen estos con Hollywood, ¿no estamos promoviendo en la conciencia de los pequeños que el mal y el demonio son solo fantasías, parte de un mundo irreal que nada tiene que ver con nuestras vidas y que por lo tanto no nos afectan?
¿Que experiencia religiosa o moral, queda después de la fiesta del Halloween?
¿No es esta otra forma de relativismo religioso con la cual vamos permitiendo que nuestra fe y nuestra vida cristiana se vean debilitadas? Es que nosotros como cristianos, mensajeros de la paz, del amor, de la justicia, portadores de la luz para el mundo, ¿podamos identificarnos con esta fiesta en donde todos sus elementos, hoy por hoy, hablan de temor, injusticia, miedo, y oscuridad?
Si somos sinceros con nosotros mismos y buscamos ser fieles a nuestra fe y a los valores del Evangelio, tendríamos que concluir que la ACTUAL fiesta del "Halloween" no solo no tiene nada que ver con la celebración que le dio origen, sino que incluso es nociva y contraria a la fe y la vida cristiana.
Ante esta realidad que inunda nuestro medio y que es promovida sin medida por el consumismo en el que estamos envueltos nos preguntamos: ¿Qué podemos hacer?
Les hicimos ver lo negativo que hay en la fiesta del Halloween de la manera en que se festeja actualmente. Les dijimos que así no era al principio. Que muchos elementos contrarios a nuestra fe y a nuestros valores cristianos se habían mezclado en ella. Les hicimos ver que Dios quiere que seamos buenos y que no nos identifiquemos ni con las brujas ni con los monstruos, pues nosotros somos sus hijos. Les leímos a los niños algunos de los pasajes en los cuales Jesús expulsa a los demonios para hacerles ver que esto es malo y contrario a nuestra fe.
. En estos tiempos de crisis, Jesús nos exige comprometernos con él y con su evangelio. Cada uno tiene que tomar su puesto en la reevangelización de nuestra cultura. No nos podemos quedar cruzados de brazos viendo cómo nuestra familia se hunde poco a poco y de manera casi imperceptible en el relativismo, en el materialismo y el paganismo práctico. No permitamos que la comercialización y las fuerzas contrarias a nuestra fe nos lleven a vivir cosas que, lejos de ayudarnos, ponen en riesgo nuestra felicidad y la de nuestra familia. Recobremos nuestros valores para ser cristianos auténticos, aunque para ello tengamos que ir en contra del mundo y sus ideas. Recordemos que el mismo Jesús oró a su Padre para que lo pudiéramos hacer: "Padre, yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado; porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del Maligno. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad". Jn 17,14-17
Como María, todo por Jesús y para Jesús. Ernesto María, Sac.

2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Bueno antes que nada me gustaria que publiquen mi comentario.
Me parece algo extraño el artículo publicado sobre halloween.
Estamos hablando de nenes que salen a divertirse en una fecha determinada del año que es halloween, no por esto se debe decir que genera "ideas extrañas y contrarias a lo que nosotros hemos recibido de Jesucristo", que idea extraña puede generar en un niño salir a la calle disfrazado?, seguramente son esos niños que por salir a festejar halloween de chicos, cuando son grandes se transforman en un peligro para toda la comunidad cristiana, halloween es un generador de malas personas y niños peligrosos?, de niños malvados que luego hacen mal a sus vecinos y contestan mal a sus padres en sus casas o maltratan a sus projimos?, realmente creo que no.
Es simplemente un juego de niños y debe ser considerado como eso, asi como juegan al futbol, al volley o hacen cualquier otra actividad recreativa se ponen una mascara y salen a divertirse por la calle.
Con una mano en el corazón, alguien realmente piensa que este simple juego genera idea extrañas en un niño???, me van a decir que ahora cuando vayan a confesarse van a tener que decir que han pecado con 8 años de edad, porque se pusieron una mascara y salieron a divertirse por la calle?.
Por favor no hablen incoherencias y dejen a los chicos divertirse en paz, porque no molestan a nadie, es preferible que salgan a divertirse de ese modo, sanamente, antes de que esten toda una tarde sentados frente a una computadora en donde si tienen acceso a cosas que pueden influir verdaderamente mal en sus pensamientos.
Seguramente podemos decir que mucha gente mala debe su maldad a haber festejado halloween cuando era un niño, por favor, realmente les parece coherente pensar asi?
Pero bueno supongo que para el proximo 31 de octubre habra que disponer de efectivos policiales en las calles para prevenir los desmanes que estos niños que salen a divertirse pueden ocasionar en la via pública, y habrá que exorcisarlos luego de los festejos para que dejen de ser influidos por malos pensamientos al haberse disfrazado con mascaras que realmente asustan!!, o bien habrá que dejarlos divertirse, sanamente, y dejar de realizar "investigaciones" de las raices de este festejo "satanico" para dejar que los niños, que dicho sea de paso, no tienen una variada oferta de diversion en nuestro pueblo salgan a la calle a divertirse.
Por favor le pido al señor que publico eso en esta web, que como miembro de la comunidad cristiana se encargue de su comunidad, donde seguramente como en todas las comunidades habrá personas que dejan mucho que desear y no necesariamente por haber festejado halloween o haberse puesto un disfraz cuando eran niños.
Saludos a todos los chavenses.
JUAN I. ECHAYRE

Anónimo dijo...

Nadie esta hablando de que los niños salgan a hacer desmanes en la calle, ni mucho menos, estamos hablando de que un niño que se disfraza de la propia muerte hoy con 8 años, luego con 9, 10, 11, y ve en las peliculas que es la muerte, que es un monstruo, que es una bruja, esoes lo que ve, tu como mayor razonas que es un dizfras, ellos lo consideran su personalidad reflejada, cuando le preguntas de que les gustaria vestirse te contestan lo que ellos lo toman como su identidad si asimilarlo asi, simplemente por su inocecia, estamos hablando de lo que tambien hace halloween espiritualmente, muchos somos testigos que lo espiritual existe y respetamos al que no lo cree asi, lo que si es que en halloween los trabajos espirituales ocultistas se hacen con mayor influencia y en mayor numero. De eso estamos hablando, y sobre la computadora tiene muchas maneras de controlar lo que pueden ver o no, es solo el hecho de querer controlar a nuestros hijos o dejarlos libres para que hagan lo que quieran, como cristiano y padre te digo que respeto tu manera de pensar pero discrepo. solamente eso y que Dios te Bendiga. Rodrigo De Sima, 4.344.410, cristoesmipadre2012@hotmail.com, 42220141